Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La NASA recupera los vuelos tripulados de la mano del sector privado


La NASA anunció los nombres de los nueve astronautas que formarán las dos primeras tripulaciones en viajar al espacio desde Estados Unidos en siete años, después de que la agencia pusiera fin al lanzamiento de sus transbordadores. Esta estrategia permite a Washington recuperar su independencia al tiempo que supone una inyección para la industria local.

En total, estos nueve astronautas, conformarán los equipos que viajarán a bordo de las dos naves comerciales de las compañías Boeing y SpaceX y que realizarán sus primeros vuelos de prueba a la estratosfera a lo largo del próximo año. Posteriormente, la NASA comenzará el proceso final de certificación de las naves y de los sistemas para realizar misiones regulares con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

"Esto es lo excitante del asunto: Por primera vez, desde 2011, estamos a punto de enviar astronautas estadounidenses en cohetes estadounidenses desde suelo estadounidense", dijo el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, durante la ceremonia de presentación que tuvo lugar en el Centro Espacial Johnson de Houston (EE.UU.).

La primera dotación en ser presentada fue la de la cápsula Starliner de Boeing, que realizará un vuelo de prueba previsto para mediados de 2019 y que saldrá desde la emblemática base de aérea de Cabo Cañaveral, propulsada por un cohete Atlas V de la United Launch Alliance.

Esta tripulación estará compuesta por tres astronautas: Eric Boe, que fue piloto del transbordador Endeavour; Chris Ferguson, que participó en el último lanzamiento; y la debutante Nicole A. Mann.

Tras este primer vuelo de prueba, dos pilotos viajarán en el Starliner a la ISS: Suni Williams, que desde que fue seleccionada como astronauta en 1998 ha efectuado siete paseos espaciales y ha pasado más de 322 días en la estratosfera; y Josh Cassada, quien aún no cuenta con experiencia en el espacio.

Fotografía cedida por la NASA donde aparecen los nueve astronautas que conformarán los equipos que viajarán a bordo de las dos naves comerciales de las compañías Boeing y SpaceX.

Por su parte, la cápsula Crew Dragon de la compañía SpaceX, que hará un viaje de prueba a lomos de un cohete Falcon lanzado desde el Centro Espacial Kennedy de Florida, contará con una tripulación de dos personas: Doug Hurley, que pilotó tanto el Endevour como la nave Atlantis; y Bob Behnken, quien tiene seis paseos espaciales en su haber.

Los dos astronautas que la compañía SpaceX enviará posteriormente a la ISS serán Mike Hopkins, con una experiencia de 166 días en el laboratorio espacial, y el debutante, Victor Glover, seleccionado por la NASA en 2013.

EEUU vuelve a retomar protagonismo en la carrera espacial Con estos lanzamientos Estados Unidos vuelve a retomar protagonismo en la carrera espacial después de que hace siete años comenzara a depender de las infraestructuras de Rusia para el envío de astronautas al espacio, con el objetivo de reducir el costo de sus misiones.

"Solo tres países en la historia han enviado a seres humanos al espacio: Estados Unidos, Rusia y China", recordó hoy con orgullo el director del Centro Espacial Kennedy, Bob Cabana.

La decisión de subcontratar a empresas estadounidenses permite a Washington dejar de depender de los rusos para enviar astronautas a la ISS, al tiempo que evita aumentar el presupuesto de la NASA y favorece a la industria local, uno de los pilares de la política económica del presidente Donald Trump.

La NASA ha trabajado estrechamente con las dos compañías para el diseño, desarrollo y pruebas de las naves para así garantizar que los sistemas cumplen los requerimientos necesarios en materia de seguridad y de prestaciones. Con estas nuevas naves, la NASA podrá mantener una tripulación de siete astronautas en la ISS y maximizar así las labores de investigación científica que pretende entender y mitigar los desafíos que suponen las misiones espaciales de larga duración.