HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿Reconocer Palestina sirve para impulsar la paz o para fortalecer a Hamás?


  • Escrito por Cristina Lladó
  • Publicado en Global
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El plan del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de aunar apoyos para reconocer al Estado palestino podría suponer un “efecto impulsor” para alcanzar la paz, o no tener ningún efecto práctico más allá de irritar a Israel y fortalecer a Hamás, consideran expertos y analistas.

Sánchez se ha comprometido a reconocer el Estado Palestino antes de finales de junio y está realizando giras por Europa y Oriente Medio para intentar impulsar que un grupo de países avancen hacia ese reconocimiento de Palestina y puedan servir de efecto llamada para otros que están indecisos.

Profesores universitarios, analista y expertos difieren, en conversación con EFE, de los efectos que tal iniciativa podría tener en la situación bélica actual y más a largo plazo.

El profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad de Comillas ICADE José Ángel López Jiménez considera que la iniciativa de Sánchez podría “ser de utilidad, en este momento más que nunca, y ser un factor que coadyuvase a una solución provisional a toda esta locura”.

El reconocimiento internacional reforzaría la posición del pueblo palestino, que está “muy débil y dividido” y supondría que “en unas futuras, potenciales y próximas negociaciones de paz, Israel y palestina se entendieran de igual a igual, serían negociaciones entre dos Estados”.

Así, López considera que la iniciativa de Sánchez de lograr que varios países reconozcan al Estado Palestino “puede tener un efecto impulsor de la política de convivencia entre Israel y Palestina”.

Para el investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe del Real Instituto Elcano, Haizam Amirah Fernández, la iniciativa de Sánchez “no sería hacer nada al margen de lo que el 72 por ciento de los miembros de la ONU ya ha hecho” y serviría para “nivelar el terreno de juego y cambiar el marco de relación entre Israel y Palestina que, por el momento, solo es destructivo y traumático”.

Amirah señala que la dinámica actual siempre resulta en ataques y contra ataques cada vez más destructivos y situaciones con más y más peligro de escalada y desequilibrio regional.

“Los que no creen que sea el momento de reconocer a Palestina ¿qué quieren, que sea ‘business as usual’ y mirar de reojo a ver qué hace Estados Unidos?, se pregunta, antes de asegurar que la iniciativa “no va a gustar” al Gobierno israelí como tampoco va a suponer “un premio a Hamás, que está en la lógica de la resistencia y se nutre de la desesperación”.

Por contra, el profesor de Historia Contemporánea de la UNED Florentino Portero considera que el reconocimiento de un Estado palestino en estos momentos no supone más que “un premio a Hamás porque, gracias a ellos, el pueblo palestino logra una pequeña baza”.

A nivel práctico, la iniciativa de Sánchez “no va a implicar nada, ni va a tener ningún tipo de efecto; se va a quedar en un mero “reconocimiento retórico”, asegura.

Para que un Estado pueda ser reconocido internacionalmente “primero tiene que existir como tal” y tener un territorio definido, que en el caso de Palestina no se da puesto que no tiene un territorio aceptado por los propios palestinos.

Además recuerda que el pueblo palestino ha rechazado por dos veces la oferta de ser reconocido como Estado por la ONU: la primera en 1947, con la creación del Estado de Israel, y las segunda en 2000 con los acuerdos de Camp David impulsados por el entonces presidente estadounidense Bill Clinton, cuando el líder palestino Yasser Arafat lo rechazó aduciendo que no había respaldo entre la población.

“Y desde entonces el pueblo palestino ha estado inmerso en una guerra civil entre nacionalistas e islamistas” que hoy en día se plasma en una Cisjordania gobernada por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y un Gaza “que se ha convertido en ‘Hamastán’”, plantea.

Así pues, la iniciativa de Sánchez supone que el Gobierno “va a reconocer retóricamente un Estado palestino para intentar aislar a Israel y que sólo va a beneficiar a Hamás ya que el reconocimiento se consigue gracias a su sacrificio”, concluye.