HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Solo un 5,5% de las mujeres tiene un empleo STEM, una brecha que comienza en primaria


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Solo un 5,5 % de las mujeres frente a un 13 % de los hombres tiene un empleo STEM -acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas-, una brecha de género que empieza en primaria y que se traslada después a la carrera laboral.

Así lo refleja el estudio "Mujeres en STEM. Desde la educación básica hasta la carrera laboral", difundido este miércoles por el Centro de Políticas Económicas de Esade, que pone el foco en los ámbitos con mayor peso de las matemáticas, donde hay brechas más acusadas.

Según sus autores, Lucía Cobreros, Jorge Galindo y Teresa Raigada, existen diferencias en los resultados de matemáticas desde primaria, lo que se evidencia en menor autoconfianza, mayor ansiedad hacia las matemáticas y afectación emocional en las niñas, lo que les lleva a resultados más bajos.

Gracias a un análisis exhaustivo e inédito de los datos de PISA 2022 y anteriores ediciones, el estudio añade que a los 15 años la brecha entre chicos y chicas en notas de matemáticas es notable.

"Ya en cuarto de primaria, las niñas presentan una probabilidad un 15% menor que los niños de considerar las matemáticas como su materia preferida, y entre 8 y 9% menor de considerarse buenas, aprender rápido, o disfrutar. Piensan con mayor probabilidad que son aburridas y difíciles, aunque es más probable que les dediquen tiempo o esfuerzo".

A los 15 años, las niñas tienen "una probabilidad sustancialmente mayor que los niños (21%) de declarar que se sienten nerviosas o desesperanzadas al resolver problemas matemáticos, así como de preocuparse por notas bajas. Estas cifras son peores en 2022 que hace una década", destaca.

En Bachillerato, la presencia de chicas en las ramas científico-técnicas es "consistentemente menor", pese a que el porcentaje que completa los estudios con éxito es superior al de los chicos.

Algo similar sucede con las pruebas de acceso a la universidad, en las que las chicas eligen menos materias como Física o Dibujo Técnico, pese a obtener notas idénticas o ligeramente superiores en el acceso a las carreras que las requieren.

El paso siguiente es que las tasas de mujeres sobre el total de personas matriculadas en grados universitarios STEM no llega al 50% en casi ningún caso, y en Matemáticas (36%), Física (27%), Telecomunicaciones (23%), o Informática (13%) son especialmente bajas.

En la Formación Profesional la brecha es aún más profunda: de todos los hombres graduados en FP, el 52% están en ámbitos STEM; frente a solo el 7% de las mujeres. En la mayoría de grados STEM, tanto medios como superiores, la proporción hombres/mujeres es de prácticamente 9 a 1.

Los datos de etapas tempranas anticipan que las brechas se trasladen a la carrera laboral: la probabilidad de aspirar a los quince años a tener una profesión STEM a los 30 es un 12,7% menor para las chicas que para los chicos.

Gracias a la elaboración de un indicador novedoso, Esade calibra la presencia real de las mujeres en ocupaciones STEM: El porcentaje de mujeres en estos empleos sobre el total de ocupadas en España a cierre de 2022 es del 5,5%, frente al 13 % de los hombres.

La tasa de mujeres ha aumentado sustancialmente desde 2011, cuando estaba en el 3,3%.

Los resultados reflejan además que las mujeres que han completado un grado STEM tienen, cinco años después, un 2,7 % menos de probabilidad de trabajar en una de estas profesiones que sus homólogos masculinos.

Esta infra-representación implica un menor acceso de las mujeres a lo que la evidencia indica como mejores condiciones laborales, concluye.