HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Los sondeos que dan la victoria a la derecha y los activistas climáticos marcan el debate electoral luso


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Los últimos sondeos electorales, que dan la victoria a la conservadora Alianza Democrática (AD), liderada por Luís Montenegro, y las interrupciones de activistas climáticos marcaron este pasado viernes el debate de los ocho candidatos de los partidos con representación parlamentaria en Portugal.

El foro, organizado por el canal público RTP y que se celebró en la sede de la Universidad NOVA de Lisboa, en Cascais, comenzó con la lectura de los resultados de la última encuesta electoral elaborada para varios medios por el Centro de Estudios y Sondeos de la Universidad Católica que indican que AD ganaría con el 35 % de los votos frente al 29 % del Partido Socialista.

Por detrás de las dos principales fuerzas políticas quedarían el ultraderechista Chega, con el 27 % de los sufragios; seguido de Iniciativa Liberal (IL), con el 6 %; el Bloque de Izquierda, con el 4 %; el ecologista Livre, con el 3 %; la Coalición Democrática Unitaria (CDU, surgida de la unión de los comunistas con el partido ecologista), con el 2 %; y el animalista PAN, con el 1 %.

Ante este escenario, el líder del Partido Socialista (PS), Pedro Nuno Santos, aclaró su postura sobre las situaciones ante las que puede encontrarse tras los comicios del 10 de marzo.

Santos afirmó que «el PS gobernará si gana con mayoría absoluta, gobernará si tiene mayoría relativa, pero logra encontrar una mayoría parlamentaria, una mayoría absoluta parlamentaria, de izquierdas».

Y continuó: su partido «gobernará si queda segundo y consigue construir una mayoría parlamentaria de izquierdas en el Parlamento», aunque matizó que si queda segundo con una mayoría de derechas en la Cámara no va a ocasionar ningún bloqueo constitucional y no presentará ninguna moción de rechazo.

Y «si hay una mayoría de derechas y el PS queda en segundo lugar, eso no hará inviable un Gobierno», precisó.

Justo cuando Santos estaba explicando los escenarios a los que se podría enfrentar un joven activista climático irrumpió por sorpresa en el lugar donde se celebraba el debate al grito de «la crisis climática no está en la mesa de voto, está en las manos de las personas» hasta que fue sacado fuera.

Minutos más tarde, volvieron a oírse gritos de activistas de fondo hasta que fueron evacuados.

Ante los sondeos que le dan el triunfo, Montenegro señaló que solo será primer ministro y asumirá el liderazgo del Gobierno si vence las elecciones.

«Y ya saben cuál es mi política de alianzas», dijo el dirigente de AD, que en el pasado ha dejado claro que no tiene intención de aliarse con el ultraderechista Chega para alcanzar el poder.

Los portugueses «quieren un Gobierno donde haya estabilidad, donde haya cambio y donde haya ambición», apuntó Montenegro, al tiempo que descartó «perder más tiempo» en pensar en posibles escenarios.

Inmediatamente después, el moderador preguntó al líder de Chega sobre la posibilidad de que AD gane sin necesitar los votos del partido de extrema derecha, ante lo que Ventura respondió que «teniendo en cuenta que los números de hoy muestran que Chega está estabilizado en la votación con entre el 17 % y el 20 %, eso significa que, con toda probabilidad, no habrá ninguna mayoría de derechas sin estos votos».

«O sería un escenario muy extraño en la historia política portuguesa que un partido con el 20 % en el espectro de la derecha no esté contribuyendo a esa mayoría», advirtió.

El resto de partidos se mostró a favor de una mayoría de izquierdas, excepto IL, cuyo líder Rui Rocha, avisó de que «no va a hacer viable ningún Gobierno minoritario del PS».

Más allá del tema de la gobernabilidad del país tras las elecciones, los aspirantes también conversaron sobre la corrupción, los bajos salarios y el estado de la sanidad pública, entre otros temas.

Sobre la dimisión del primer ministro António Costa (del Partido Socialista) en noviembre pasado por supuestas irregularidades, la líder del Bloque de Izquierda, Mariana Mortágua, aseguró que su partido defiende «una justicia libre», que investigue a todo el mundo, sea cual sea su cargo.

«Pero es importante que la Fiscalía explique al país sus diligencias, cuando tienen consecuencias políticas con la importancia que hemos visto», dijo Mortágua, haciéndose eco de las críticas al Ministerio Público que todavía no ha ofrecido detalles sobre los motivos que le llevaron a abrir una investigación contra Costa.