HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El ministro galo dice que la preferencia nacional en la UE mataría la agricultura francesa


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

El ministro francés de Agricultura, Marc Fesneau, ha lanzado un mensaje de advertencia en dirección de los que dentro de su país piden medidas proteccionistas frente a los productos que vienen de otros países de la Unión Europea (UE) y dice que eso sería “la muerte” del sector.

En una entrevista a la emisora France Inter, Fesneau ha cargado directamente contra la ultraderechista Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen, partido que ha considerado “enemigo de los agricultores”.

“El RN nos propone un modelo autárquico, replegado en nuestras fronteras”, ha criticado el ministro, que a continuación ha hecho notar que incluso en productos para los que Francia es importador neto, como ocurre con las frutas y hortalizas, también se exporta una parte a países europeos como España, Italia o Polonia.

“La preferencia nacional en el espacio europeo es la muerte de la agricultura francesa”, ha subrayado.

Durante las protestas de los agricultores franceses, que se han relajado mucho desde el 1 de febrero tras dos series de concesiones del Gobierno, muchos de los participantes se quejaban de la entrada de productos de otros miembros de la UE -incluso se vandalizaron algunos camiones españoles-, con el argumento de que allí no están sometidos a las mismas reglas sociales o medioambientales.

Las razones principales son que las altas cotizaciones sociales en Francia generan una brecha desfavorable en el costo de la mano de obra y que además en Francia hay una reglamentación que se superpone a la europea que limita más el uso de ciertos fitosanitarios e impone más normas a la hora de trabajar.

Entre las concesiones ya anunciadas, el Ejecutivo del que forma parte Fesneau se ha comprometido a una simplificación normativa y administrativa y a no imponer reglas que se añadan a las europeas.

En esa línea, se ha congelado el llamado Plan Ecophyto que pretendía reducir en un 50 % la utilización de fitosanitarios para 2030 y se ha abierto una concertación para establecer unos nuevos parámetros.

Una de las ideas, apoyada por Fesneau, consiste en abandonar el indicador nacional francés NODU (Número de Dosis de Unidades) para evaluar el uso y la evolución de pesticidas, para adoptar el europeo, una posición muy criticada por asociaciones ecologistas.

El ministro francés hace dos semanas criticó por “populismo y demagogia” a la excandidata presidencial socialista Ségolène Royal, que días antes había afirmado que los tomates ecológicos españoles en realidad no son tales porque no se ajustan a los criterios franceses, y además “son incomibles”.

Fesneau defendió las relaciones y los intercambios con España, además de recordar que “el reglamento sobre los productos ecológicos es un reglamento europeo. Por tanto los tomates españoles respetan los mismos estándares que los tomates franceses. en estas crisis, decir cualquier cosa no es la solución”.

Para el titular de Agricultura, es “inconsciente” crear discordia con “nuestros amigos españoles, con los que comerciamos”, con los que “hay relaciones humanas, diplomáticas y se hace un trabajo”.