HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

— “No queremos subvenciones, sí precios dignos para poder trabajar”, clama el campo


  • Escrito por Pilar Mazo
  • Publicado en Capital
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Los agricultores y ganaderos “no queremos subvenciones, queremos que los precios (por los que se pagan nuestros productos) sean dignos para poder trabajar”, ha afirmado a EFE el agricultor riojano Antonio Rodríguez.

Con esta frase ha resumido el clamor del campo español, en general, y riojano, en particular, en una coyuntura en la que los agricultores y ganaderos, “hartos y desesperados”, de su situación, han decidido movilizarse y visibilizar su malestar en la calle desde el pasado día 6, a través de redes sociales y grupos de whatsApp.

Rodríguez, agricultor del municipio riojano de Sotés, relata que tiene 60 años y que lleva desde los 14 en el campo con su padre.

Esta estampa es muy similar a la de muchos agricultores y ganaderos riojanos, con una media de edad, explica, está entre 50 y 60 años, aunque también hay jóvenes que tienen ilusión por el campo y quieren ver futuro para su actividad.

“Llevamos desde el martes (6 de febrero) reivindicando -en las movilizaciones- unas condiciones, que no se pueden soportar”, relata este agricultor, acompañado en los últimos días en Navarrete por un grupo de agricultores y ganaderos que, como él, han salido diariamente con sus tractores a visibilizar esta situación en una escena que se ha repetido en toda La Rioja.

Este agricultor se dedica fundamentalmente al viñedo, un cultivo que no escapa tampoco de la crisis que vive el sector en otras de sus actividades.

Hay verdaderos dramas

“Siempre ha habido dientes de sierra (en referencia a los precios de la uva), pero nunca una crisis tan larga. Dos años trabajando casi a pérdidas”.

En la cooperativa de Sotés, a la que deposita sus uvas, “podemos considerarnos privilegiados”, pero “hay pueblos de alrededor -subraya- en los que hay verdaderos dramas”.

Reconoce que hay exceso de producción, pero “el más débil es el viticultor”, en este caso, que ve “un futuro muy incierto”.

Además, este año se ha incrementado un 30 por ciento el precio de los productos fitosanitarios, el gasoil se “ha disparado también y también hay que pagar la mano de obra” de quien trabaja.

La Agenda 2030 “es una media tuerca más al campo” porque si obliga a dejar que crezca hierba en una finca de viña, la “mala hierba se come el viñedo”, por ejemplo, recalca y añade que el que legisla en Bruselas “está sentado en una silla y no conoce los terrenos”.

También “la burocracia nos está matando” al campo porque como él hay muchos agricultores y ganaderos que se apañan lo justo con el ordenador”, pero no para todo lo que exige la nueva normativa comunitaria.

“A los políticos se les llena la boca” con la lucha contra la despoblación y, “para empezar, lo que tienen que hacer es apoyar a los agricultores y ganaderos, que son los que están en los pueblos”, asegura.

“¡Ya es hora de que se sienten y nos escuchen!”

“¡Ya es hora de que se sienten y nos escuchen!”, ha concluido este agricultor quien, además de ser alcalde de un municipio de unos 260 habitantes, indica, como es Sotés, no cobra por esta responsabilidad y se siente “un vecino más, que trabaja” para su pueblo.

Javier Valiente, agricultor de Navarrete, en declaraciones también a EFE, ha valorado el apoyo recibido en estas manifestaciones, y “no vamos a parar. La gente está muy contenta”.

“La mayor parte de las reivindicaciones (que planteamos) se pueden hacer, si (los políticos) se sientan y hay buena sintonía”, recalca.

Francisco Fernández, agricultor y ganadero, también se muestra agradecido a la ciudadanía y agricultores por “el apoyo que nos están dando” y que puede ser “un fondo para el día de mañana, de nuestros hijos y las generaciones que vienen de detrás”.