HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Más de 270 economistas israelíes advierten del peligro de la reforma judicial


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Más de 270 economistas y académicos israelíes publicaron hoy una "carta de emergencia" en la que advierten de las graves implicaciones para la economía que puede tener la reforma judicial planteada por el nuevo gobierno de Benjamín Netanyahu.

Expertos y académicos se unen así a la ola de protestas populares contra la reforma -las mayores en décadas en Israel- y publican esta carta abierta horas después de que el gobernador del Banco Central de Israel (BCI), Amir Yaron, mantuviera anoche una reunión de emergencia con el primer ministro Benjamín Netanyahu para exponerle los peligros económicos de la reforma.

“La concentración de un vasto poder político en manos del grupo gobernante sin fuertes controles y equilibrios podría paralizar la economía del país”, advirtieron los signatarios de la carta, entre los que figuran el Premio Nobel Daniel Kahneman y el exasesor económico de Netanyahu y jefe del Consejo Económico Nacional, Eugene Kandel.

También firman la carta, entre otros, los profesores Omer Moav o Avi Ben Bassat, que trabajaron en el pasado en el Ministerio de Finanzas; o Manuel Trajtenberg, quien también ocupó cargos gubernamentales de peso.

Los economistas consideran que la reforma judicial eliminará "el sistema de controles y equilibrios" que sustenta las instituciones democráticas de Israel, lo que podría conducir a una "reducción de la inversión" en el país, incluida la pujante industria tecnológica local, uno de los motores más confiables del crecimiento para Israel.

De hecho, cientos de empleados de la alta tecnología mantuvieron ayer una inédita huelga de una hora y se manifestaron en el centro de Tel Aviv en contra de la reforma judicial porque consideran que perjudicará al sector, que representa el 15 % del PIB, el 10 % del empleo y el 40 % de las exportaciones.

En su carta, los economistas también aducen el riesgo de una “fuga de cerebros” y de reubicación de centros de I+D+I (Investigación, desarrollo e innovación) desde Israel a otros lugares, así como el peligro de la reducción en la calificación crediticia del país.

Estos son asuntos son los mismos que el gobernador del BCI planteó anoche en su reunión con Netanyahu, trasladando así las preocupaciones y advertencias de importantes figuras del ámbito político y económico durante las reuniones que Yaron mantuvo en el Foro de Davos, al que asistió como principal representante de Israel.

Los planes de reforma judicial, anunciados por el nuevo Gobierno, incluyen la polémica "cláusula de anulación", que permite que una mayoría parlamentaria simple pueda anular una decisión del Tribunal Supremo que implique derogar una ley o decisión gubernamental; además de eliminar el supuesto de "razonabilidad" para que esa corte pueda impedir nombramientos de altos cargos si vulnera la ley.

También implica una politización de la justicia, al permitir que cargos políticos reemplacen a los abogados del comité de Designaciones Judiciales; y como asesores legales de los ministerios.

Dos exgobernadores del BCI, Karnit Flug y Jacob Frenkel, publicaron el lunes un editorial conjunto en el en Yedioth Aharonoth, periódico de mayor tirada del país, en el que también alertaron del daño que la reforma judicial como está planteada puede infligir en la economía israelí y en su calificación crediticia.

Ese mismo día, un alto funcionario del BCI, Moshe Hazan, dimitió como uno de los seis miembros del comité monetario de la entidad, para "involucrarse en la esfera sociopolítica" y afirmó que es difícil permanecer en ese puesto "mientras la democracia israelí está en peligro", afirmó en su carta de renuncia.