HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Somalia rechaza dialogar con Etiopía para rebajar sus tensiones pese a la presión global


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

El Gobierno de Somalia descartó anoche cualquier diálogo con Etiopía para rebajar las tensiones entre ambos países si Adís Abeba no anula antes su acuerdo con la región somalí autoproclamada independiente de Somalilandia para asegurarse un acceso al mar Rojo, pese a la presión de la comunidad internacional.

"El diálogo con Etiopía aún es imposible hasta que se revoque el memorando de entendimiento ilegal con la región norteña de Somalia (Somalilandia) y demuestre su pleno respeto por la unidad, soberanía y principio de no interferencia de Somalia", destacó el Ministerio de Asuntos Exteriores somalí en un comunicado.

Las autoridades somalíes emitieron este comunicado después de que los ministros de asuntos exteriores del Grupo de los Siete (G7) países más desarrollados expresasen el pasado viernes su "preocupación" por el polémico acuerdo, y alentasen a Etiopía y Somalia a "mantener abiertos todos los canales de diálogo para evitar una mayor escalada".

Pese a su negativa a dialogar con Adís Abeba, Somalia aseguró haber acogido "con satisfacción" el comunicado del G7, firmado por Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea.

"Somalia está volcada en defender la paz y la seguridad de la región y está ansiosa por reforzar su colaboración con el G7 y otros socios internacionales para garantizar una paz y prosperidad duraderas en el Cuerno de África", añadió Mogadiscio.

Este es el último episodio de la escalada de tensiones desatadas entre los dos países vecinos el pasado 1 de enero, cuando Etiopía y Somalilandia firmaron un memorando de entendimiento para garantizar el acceso del primero, un país sin litoral, al mar Rojo.

El pacto permitiría a Adís Abeba obtener una base naval permanente y servicio marítimo comercial en el golfo de Adén por medio de un acuerdo de arrendamiento de veinte kilómetros de costa durante cincuenta años.

A cambio, según el presidente de Somalilandia, Muse Bihi Abdi, Etiopía reconocería ese territorio como un país independiente, si bien Adís Abeba matizó que todavía debe evaluar esa petición.

El presidente de Somalia, Hassan Sheik Mohamud, consideró ilegal ese pacto y procedió a su anulación.

Por su lado, la Unión Africana (UA), la Unión Europea (UE) y la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, bloque de ocho países de África oriental), entre otros, pidieron reducir la tensión por medio del diálogo, una petición secundada por el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres.

Somalilandia, un protectorado británico hasta 1960, no está reconocida internacionalmente, aunque tiene constitución, moneda y Gobierno propios e incluso un mejor desarrollo económico y mayor estabilidad política que Somalia.

La región declaró su separación de Somalia, excolonia italiana, en 1991, año en el que fue derrocado el dictador somalí Mohamed Siad Barré.