TV

Los bosques tropicales están dejando de hacer de sumideros de carbono

Vista de un bosque tropical. EFE/Jeffrey Arguedas/Archivo Vista de un bosque tropical. EFE/Jeffrey Arguedas/Archivo

Los bosques tropicales están perdiendo su capacidad de almacenar carbono, según un estudio internacional dirigido por el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB-CSIC), que ha analizado con un nuevo método los flujos de carbono de los bosques tropicales entre 2010 y 2017.

El carbono fijado por los bosques tropicales reduce la cantidad de CO2 de la atmósfera impidiendo un mayor calentamiento del planeta, pero el estudio, publicado en la revista "Nature Plants", ha revelado que la cantidad de carbono emitida fue la misma que la almacenada en los bosques tropicales entre 2010 y 2017, lo que neutraliza su capacidad como sumidero.

Según ha explicado el científico del CSIC en el CREAF, Josep Peñuelas, que ha dirigido el trabajo, la sequía y la deforestación se apuntan como dos de las causas del fenómeno, descubierto con la aplicación, por primera vez, de microondas pasivas de banda L para medir de forma más fiable las reservas y los flujos de carbono en los bosques.

La pérdida de su papel como sumidero de carbono supone que las regiones tropicales se vuelven neutrales en el ciclo del carbono (es decir, almacenan tanto como emiten), un cambio que, según Peñuelas, puede hacer que en un futuro próximo se conviertan en fuentes de carbono hacia la atmósfera y una contribución más al calentamiento global.

Las emisiones de carbono hacia la atmósfera se estudian desde hace años, pero todavía se desconoce el ciclo completo de su presencia en vegetación y suelos. La sequía es una de las causas de los niveles bajos de fijación de carbono en las zonas tropicales, aunque el estudio también apunta a la deforestación como un motivo de la menor acumulación de CO2 en el periodo estudiado.

El estudio constata que zonas como el sur de la Amazonia, la República Democrática del Congo o Indonesia acumularon grandes pérdidas anuales de carbono debido a esta causa, mientras que regiones que no fueron sometidas a una deforestación masiva siguen actuando como un sumidero de carbono. "Estos datos son importantes para cerrar el ciclo de carbono.

Una cuestión de gran importancia en el momento actual de emergencia climática", ha señalado el director de la investigación. Peñuelas ha indicado que los fenómenos climáticos extremos también afectan a la fijación de carbono y pone como ejemplo la ola de calor extrema que se vivió en Europa en 2003 "que convirtió todo el continente europeo en una fuente de CO2, en lugar de ser un sumidero".