SUSCRÍBETE

Vivir la medicina: crecer, enfermar, curarse, envejecer, aprender...

FOTO EFE/Kim Ludbrook FOTO EFE/Kim Ludbrook

Vivir es crecer, enfermar, curarse, envejecer, aprender... Es estar inmerso en un constante proceso de transformación, en el que nuestro margen de decisión es escaso cuando no podemos evitar los fallos de memoria, la pubertad o la vejez.

Y de todo esto trata también la medicina El continuo cambio físico y mental que experimentan todos los seres humanos a lo largo de la vida, con su carga de maldición o de consuelo, es el hilo conductor que le sirve al doctor Gavin Francis para abordar en su último libro Mutatio Corporis (Siruela), temas tan dispares como el jet lag, la memoria, el sueño, la menopausia, el embarazo o la risa.

En esta obra, Gavin Francis, que viajó diez años por todo el mundo y hoy vive y ejerce la medicina en Edimburgo, aborda los temas desde un prisma en el que tienen cabida la ciencia, la psicología, la historia y la filosofía, pero también el arte y la literatura.

Miembro del Royal College of General Practitioners y del Royal College of Emergency Medicine, este facultativo es autor entre otros de “Aventuras por el ser humano”, libro del año del Observers Science y ganador en los BMA Book Awards. Gavin Francis ha viajado a España para presentar Mutatio Corporis y en una entrevista a EFEsalud ha contado que actualmente su mayor preocupación como médico es que surja un brote de una dolencia contagiosa como la gripe, y que se pueda extender como una epidemia debido a la corriente antivacunas que se ha instalado en la sociedad.

Vacunación

“La gente ha perdido la confianza en la vacunación, pero las vacunas funcionan”. Luego apunta que hay muchas enfermedades que se tratan a diario sobre las que, sin embrago, todavía no hay buenos conocimientos, como son las relacionadas con el sistema inmune, el aparato digestivo o el mundo del cerebro.

“Sabemos muy poco de las enfermedades mentales y en dos capítulos del libro hablo del sueño y la memoria, porque son antesala a otras enfermedades más graves como la ansiedad, la depresión, los trastornos alimentarios...”

Un tercio de todos sus pacientes acuden a consulta por algún problema de salud mental, ligado muchas veces a un trabajo que les hace infelices o a relaciones familiares mal resueltas. Suicido Los casos más duros que enfrenta son los relativos al suicido, porque supone una “devastación” en el entorno familiar.

En relación al sueño cuenta como detrás de un dormir poco reparador puede haber un dolor crónico o una mente ansiosa e intranquila y detrás de un exceso de sueño, una deficiencia tiroidea. “Muchos de los insomnes crónicos que he conocido son incapaces de desconectar su atención, cada vez que se deslizan hacia el territorio del sueño, algún elemento controlador racional de su mente los despierta bruscamente”

Los escáneres cerebrales, explica en su libro, muestran que durante el sueño, las partes analíticas de nuestro cerebro tienden a permanecer en silencio, mientras que las áreas más instintivas y emocionales cobran vida.

Vivir la medicina

Con Mutatio Corporis, este médico quiere demostrar como la medicina “es ciencia pero también es emoción, es historia personal, es la parte humana de la relación con el paciente”. Refiere, por ejemplo, que gran parte de su trabajo está relacionado con la fertilidad y la infertilidad, la concepción y la contracepción, y en ocasiones el aborto.

“Las mujeres llegan a la consulta en busca de ayuda para interrumpir un embarazo o para llevarlo adelante, para provocar la ovulación o para prevenirla…” “La creación de una nueva vida pasa, por lo general, desapercibida: algunas mujeres sienten dolores cuando están ovulando, pero el embrión puede ser concebido hasta veinticuatro horas después...”

Esperanza

En el último capítulo, Gavin Francis  cuenta que son casi cuatro mil personas las registradas en su consulta médica, y que él y sus colegas son conscientes de que solo tienen ocasión “de atisbar momentáneamente sus vidas...”

“Es posible que tenga ocasión de celebrar la remisión de un cáncer o deba lamentar el diagnóstico de otro…” Y concluye que cuando la medicina es capaz de dar lo mejor de sí misma, “invoca y ejerce su influencia sobre el cambio humano” y la posibilidad de cambio “siempre es sinónimo de esperanza”

Banner 468 x 60 px