HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Salvador Illa: “No podíamos permitirnos desmoronarnos”


(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)

Salvador Illa se ha animado ahora a dar su versión de lo que ocurrió aquel 2020: no se arrepiente "en absoluto" de haber aceptado el Ministerio de Sanidad aun sabiendo lo que estaba por venir, aunque hubo momentos bastante críticos. "No podíamos permitirnos desmoronarnos", zanja.

La idea de ofrecer su relato en primera persona de cómo se cocinaron las decisiones del año de la pandemia empezó a rondarle en la primera mitad del año pasado, cuando ya había dejado el búnker del madrileño Paseo del Prado que fue prácticamente su casa durante doce meses.

"De alguna forma yo sentía la necesidad de contar mi visión y me decidí a hacerlo", afirma en una entrevista con Efe. Así que aceptó el ofrecimiento de la editorial Península y se puso a ordenar "racionalmente" -con ayuda del que había sido su equipo en el Ministerio-, los episodios que quería narrar de ese año que "nos cambió la vida a todos un poco".

"Quizá la parte más complicada para mí fue revivir emocionalmente un año que para mí fue muy intenso, porque en ese proceso me encontré con que no había procesado emocionalmente muchos aspectos, así que fue un ejercicio interesante para mí", reconoce.

LOS SOCIOS DE GOBIERNO ESTUVIERON "DONDE TENÍAN QUE ESTAR"

"El año de la pandemia. Del estado de alarma al inicio de la vacunación" desvela la buena relación de Salvador Illa con Pablo Iglesias; el entonces vicepresidente segundo fue el primero en enviarle un mensaje cuando a finales de diciembre hizo público que dejaba Sanidad para pelear por la Generalitat de Cataluña.

"Me sorprendió, incluso me emocionó, porque era inesperado para mí. Tenemos un contacto escaso ahora -prosigue- porque él tiene sus obligaciones y yo las mías, pero ellos en lo que fue la pandemia estuvieron donde tenían que estar".

De hecho, Illa siempre sintió "mucho respeto por mi trabajo por parte de Pablo y de los otros colegas de gabinete de Unidas Podemos".

Y eso que "no fue un momento fácil: ojo, estamos hablando del primer Gobierno de coalición de la democracia española y a los dos meses y un día de la toma de posesión de los ministros decretan un estado de alarma. Cuidado que no es menor esto y no me decepcionó".

CLIMA DE COMPLICIDAD

El exministro valora especialmente la complicidad que caracterizó, con carácter general, los primeros meses de la pandemia, al margen de colores políticos.

"Para mí -afirma- fue un orgullo porque se generó mucha complicidad desde el primer momento; todos veíamos que nos enfrentábamos a algo muy desconocido y que podía ser muy duro".

Sin embargo, hay un capítulo que le deja un amargo sabor de boca, y es el que acabó con la declaración del estado de alarma para Madrid.

"Lo he pensado mucho. Creo que hicimos lo que teníamos que hacer porque fue un esfuerzo continuado para que se tomaran medidas en Madrid", epicentro europeo de la covid en aquel momento. A pesar del trabajo que hicieron conjuntamente para consensuar medidas, algo de lo que se estuvo muy cerca, la situación explotó.

"¿Hubiera sido mejor evitarlo? Sin duda, pero creo que el Gobierno de España tenía que hacer lo que hizo, que era tener presente cuál era nuestra responsabilidad y actuar".

"Hubiera sido mucho mejor para todos no llegar ahí" y "agradable ciertamente no fue, pero los criterios de toma de decisiones no pueden ser lo que es más cómodo o más agradable sino lo que hay que hacer", puntualiza.

HOMENAJE AL TRABAJO COLECTIVO

Las 311 páginas del libro son "un homenaje a los españoles" y "un reconocimiento al conjunto del ámbito sanitario, al trabajo colectivo que hicimos todos" y "una reivindicación de la política y del papel de las instituciones".

Muchas veces ha comentado que uno de sus momentos más agrios fue restringir la asistencia a velatorios y funerales o el día en que se alcanzó el pico de 950 fallecidos; sin olvidar otros más internos "pero que te afectan" como el percance de salud del entonces secretario general de Salud, Faustino Blanco -Tino-, que le había pedido relevo el primer día que hablaron.

Todo eso durante largos meses encerrado en Moncloa, sin ver a su familia, y afrontando las decisiones más difíciles que ha tomado en su vida.

"Hubo momentos muy duros. Desmoronarme, desmoronarme, yo creo que en ningún momento, entre otras razones porque no nos lo podíamos permitir. Es muy curioso cómo reaccionamos las personas, y cuando sabes que no te tienes que desmoronar, no te desmoronas", argumenta.

En el lado contrario, le fue especialmente grata la decisión de reiniciar la educación presencial, sobre cuya conveniencia se discutió mucho, pero que al final fue "acertada": para Illa devolver la presencialidad a los alumnos "incidió en fomentar la equidad en el sistema educativo".

"Fue clave". Como no, el mejor recuerdo se lo lleva la campaña de vacunación, que tantas suspicacias levantó cuando tan necesario era tener un "horizonte de esperanza". "No se trata de que nos pongamos medallas, pero tampoco de que no digamos las cosas como son: el proceso de vacunación fue ejemplar, el más difícil de la historia de España y el más exitoso también".

"ME DOLIÓ MUCHO DEJAR AL EQUIPO"

El 28 de diciembre de 2020 cenó con los que en aquellos meses habían sido también parte de su familia -Fernando Simón, director del CCAES; Pepa Sierra, su jefa adjunta; Miriam Lorenzo, su directora de comunicación; Víctor Francos, su jefe de gabinete; Silvia Calzón, la secretaria de Estado; Alfredo González, secretario general de Salud Digital, y Alberto Herrera, el subsecretario- para trasladarles su marcha.

"Fue un momento muy especial porque se generó un vínculo muy estrecho y de alguna forma yo tomé la decisión muy conscientemente de lo que hacía, pero me dolía dejar al equipo, me dolía mucho", reconoce.

Todos sin excepción "han sido unos servidores públicos ejemplares y, muy particularmente, y como estandarte de todo el equipo, Fernando".

Simón "reúne tres características muy importantes y muy difíciles de encontrar en un servidor público": es "muy bueno en lo suyo, es un epidemiólogo reconocido y que tiene prestigio", es "muy buen gestor" y es "muy buen comunicador".

"Para mí -asegura- fue una persona fundamental. Él y muchos otros servidores trabajaron muchas horas, muy intensas, sin fines de semana, sin descanso, y merecen nuestro reconocimiento y aprecio más allá de que se cometieran errores o de que a uno le gustara más o menos".

"DEL TODO MAL NO SALIÓ"

De haberlo sabido, ¿habría aceptado el encargo de Pedro Sánchez? "Es muy difícil contestar porque si hubiéramos sabido lo que venía, muy probablemente también el presidente habría decidido optar por perfiles distintos". Él lo tiene claro: "yo no me arrepiento en absoluto de haber accedido al ofrecimiento".

"No me arrepiento -insiste-, al contrario, fue muy bueno para mí", luego vino lo que vino pero cuando acepta una responsabilidad tiene que estar dispuesto a todo. Lo intenté hacer con la mayor decencia y dignidad posible y creo que del todo mal no salió".

Salvador Illa siempre empezaba sus comparecencias anunciando tres mensajes a la prensa; tres decisiones trasladó a su equipo cuando las cosas empezaron a ponerse feas e incluso fueron tres las cosas que dijo también a sus compañeros del Consejo de Ministros al despedirse.

En esta entrevista también quiere lanzar sus tres mensajes: "El primero, la confianza en nosotros mismos", incluso "en momentos complicados como los que estamos viviendo ahora"; el segundo, "la humildad y la visión comunitaria, porque de la pandemia al final salimos juntos. Y el tercero, una reivindicación de la política y de las institución como un servicio noble y necesario".

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider