Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

CaixaBank ultima un plan para igualar las condiciones de toda la plantilla


La dirección y los sindicatos de CaixaBank han mantenido una nueva reunión que ha servido para dar inicio al período de negociación formal del ERE presentado por el banco para cerca de 7.800 empleados.

En el encuentro, celebrado en Barcelona, se han realizado los trámites necesarios para la apertura de este período de consultas, que en principio es de un mes, hasta el 10 de junio, si bien podrá ampliarse si las dos partes así lo acuerdan.

Empresa y sindicatos han aprobado asimismo crear un grupo de trabajo específico para abordar la reforma del sistema de previsión social, que incluye cuestiones como el plan de pensiones complementario de la entidad o las prestaciones en caso de invalidez o viudedad, explican fuentes del banco.

La representación sindical ha propuesto que esta comisión sea técnica, y no negociadora, porque ello "no significa aceptar sus planteamientos de recortes", precisan CCOO y UGT.

La dirección de CaixaBank presentó inicialmente un ERE para 8.291 personas, aunque posteriormente lo rebajó hasta 7.791 y se comprometió a reubicar a estos 500 afectados en empresas filiales.

El banco propone además que los mayores de 50 años no superen el 50 % del total de adheridos voluntarialmente al ERE para evitar que el ajuste se concentre en las personas de mayor edad y haya un desequilibrio generacional.

En la reunión de hoy, los sindicatos han vuelto a pedir a CaixaBank que ponga sobre la mesa unas condiciones de salida "coherentes" para promover la adhesión voluntaria y han tachado de "ridícula e insultante" su actual propuesta.

En este sentido, han reclamado que las desvinculaciones de la entidad sean totalmente voluntarias y que se retiren los cupos por edad: "Es inadmisible que el 50 % de las salidas sean de personas de menos de 50, ya que choca frontalmente con la voluntariedad".

La próxima reunión será el miércoles 19 de mayo en Madrid. La previsión, aseguran los sindicatos, es que a partir de la semana que viene se establezca un calendario más intenso de reuniones.