Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

"Making Flu$": la música urbana española, del underground al premainstream


  • Escrito por Andrea Cuesta Díaz
  • Publicado en Café Society
La cantante Rosalía. La cantante Rosalía.

La música urbana lleva más de 10 años resonando en la escena española con artistas como Rosalía, Yung Beef, La Zowi, C. Tangana o Bad Gyal, que han logrado consolidar este género, originario de Estados Unidos, y traducirlo a algo local con unos matices muy españoles, explica el colectivo El Bloque en su libro Making Flu$.

El libro, escrito por ocho miembros del colectivo formado por periodistas, sociólogos y fotógrafos, elabora una radiografía de la industria de la música urbana -básicamente hip hop, rap, trap y reguetón- y de sus distintos ámbitos, como la producción, la estética, el papel de los medios en su cobertura, y el cariz feminista de sus artistas.

Los miembros de El Bloque Aleix Mateu y Blanca Martínez han explicado, en una entrevista con EFE, cómo el libro, con prólogo de La Zowi y epílogo de Alizzz, el principal colaborador de C. Tangana, se gesta en un tiempo muy interesante, cuando la escena parecía haber llegado a un pico y de repente todo quedaba en suspenso por la pandemia.

La obra acabó escribiéndose como un rompecabezas en el que cada miembro del colectivo enfocó, desde su punto de vista, un apartado que le interesaba, porque cada uno tiene sus filias y fobias y podía aportar su grano de arena en un área concreta, añade Mateu.

Making Flu$ (Penguin Random House), que significa 'hacer dinero', fue elegido como título final del libro por ser una de las peculiaridades que tiene la escena, el pensar que se podía vivir de esto y luego hacerlo.

Los artistas siempre han tenido claro que no cantarían gratis, por la cultura, sino que esto era por un negocio y porque todos tenemos que vivir, señala Martínez.

Esta idea y muchas más son las que los autores -Alicia Álvarez, Daniel Madjody, David Camarero, Blanca Martínez, Aleix Mateu, Aïda Camprubí, Alba Rupérez y Quique Ramos- exponen a partir de la narración, el ensayo, las entrevistas a artistas, los mensajes de chat y las letras de canciones, que ayudan a dar una visión con perspectiva de lo que está pasando.

La etiqueta de música urbana ha servido para englobar distintos estilos, pero a la vez para simplificar toda la gama de sonidos que realmente hay, puntualiza Mateu.

Con este término, explican, también se consigue no etiquetar a ciertas canciones como rumbas, flamenco, música con raíces latinas, o la palabra tabú, el reguetón, pasándolas por el filtro de lo urbano y permitiendo que las connotaciones de clase pobre, machista o migrante que van asociadas a ellas se desmitifiquen y se consiga una etiqueta mucho más vendible.

Tanto Martínez como Mateu aseguran que "el género se ha consolidado en España", un hecho que no se ve tanto en que estos artistas suenen en las radios, sino en un cambio de la figura del artista, que se da conocer por las redes sociales y sus propias plataformas, por lo que "da igual si no suenan en las radios, porque tienen diez millones de visitas en Youtube.

Con la llegada de internet también hay un boom de artistas de palos distintos que sobre todo están explorando, comenta Mateu sobre los artistas de la primera generación que sentaron las bases de los sonidos urbanos en España.

La segunda generación de artistas urbanos españoles, como Rosalía, La Zowi, Cecilio G, Bad Gyal, C.Tangana, Yung Beef, Alizz u otros, es una generación que coge ciertos sonidos, pero tienen una iconicidad y unos matices muy españoles, por lo que españolizan un estilo originario de Estados Unidos y lo convierten en "algo local.

A pesar de consolidarse como género, los artistas urbanos se encuentran en un limbo entre lo underground y lo mainstream, "un estado entre dos mundos que viene también provocado por unas actitudes y unas letras que no encajan en la etiqueta de artista dulce o en las listas de éxitos, remarca el periodista.

Aun así, los miembros de El Bloque concluyen que es bonito que se haya creado un estado con el que puedan vivir de la música aun sin ser 'mainstream.