HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La ley para la expulsión de migrantes y refugiados del Reino Unido a Ruanda alarma a la ONU


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

Los altos comisionados de Naciones Unidas para los refugiados y los derechos humanos reconocieron este martes que están alarmados por la aprobación final en el Reino Unido de una ley que permitirá la expulsión de refugiados a Ruanda, ya que restringirá la posibilidad de que los tribunales británicos examinen correctamente las decisiones de expulsión.

Además, dijeron que los solicitantes de asilo tendrán un margen limitado para apelar incluso si su expulsión a Ruanda pone su vida en riesgo, por todo lo cual pidieron al Gobierno británico que reconsidere este plan y en su lugar "tome medidas basadas en la cooperación internacional y el respeto de los derechos humanos" para enfrentar los flujos irregulares de refugiados y migrantes.

Para la ONU, la nueva ley también tendrá repercusiones muy negativas "en el reparto de responsabilidades a escala mundial, en los derechos humanos y en la protección de los refugiados".

La legislación aprobada se podrá aplicar a los refugiados y migrantes que hayan entrado en el Reino Unido de manera irregular.

El Tribunal Supremo del Reino Unido declaró el año pasado que el traslado de solicitantes de asilo a Ruanda infringiría la legislación internacional y nacional, en particular por las deficiencias detectadas en el sistema utilizado en el país africano para examinar y decidir sobre solicitudes de asilo individuales.

"La nueva legislación se aleja de la larga tradición del Reino Unido de proporcionar refugio a quienes lo necesitan, en contravención de la Convención sobre los Refugiados", afirmó el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Según el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Volker Türk, la ley aprobada "desplaza la responsabilidad sobre los refugiados y restringe el acceso a los recursos legales en el Reino Unido".

Incluso dijo que la nueva legislación "obstaculiza gravemente el Estado de derecho en el Reino Unido y sienta un peligroso precedente a nivel mundial".