HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La artesanía, meca de sostenibilidad y alta moda


  • Escrito por María Muñoz Rivera
  • Publicado en Café Society
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La sostenibilidad ha pasado de ser opción a asignatura obligatoria para la moda y, mientras que algunas marcas apuestan por técnicas basadas en la tecnología o la inteligencia artificial, la moda de autor pone la mirada en la artesanía y la vuelta a técnicas ancestrales como estandarte sostenible.

"Para incluir artesanía en las colecciones se necesitan personas muy especializadas en su trabajo, y esto hace que cuentes con una calidad de producto que no tiene apenas nadie", explica a EFE el diseñador Juan Carlos Pajares, que en su firma hecha en España fusiona lujo y artesanía.

La recreación de bordados típicos italianos de Dolce & Gabbana o el reconocimiento de la firma Jacquemus como 'Agente del cambio en la moda de lujo' por parte de la cámara de la moda de Italia señalan que la artesanía es un eje fundamental para la moda de autor.

Aunque conocidas internacionalmente, estas firmas no son las únicas en encumbrar el valor de las manos artesanas que confeccionan y rematan las prendas en sus talleres. Juan Duyos, Juan Carlos Pajares o María Lafuente son algunos de los diseñadores españoles consagrados en la escena nacional que entroncan sus colecciones en la artesanía.

"Es importantísimo que los creadores apostemos por nuestra artesanía y nuestras técnicas históricas de siempre. Tenemos que saber que es un oficio y los oficios se están perdiendo", dice Duyos, quien en su último desfile contó con siete artesanas, una de cada isla canaria.

Técnicas como el calado contribuían a dar forma a la línea del diseñador, una de las más virales durante la semana de la moda, en la que la artesanía al servicio del diseño conseguía la diferenciación.

"La moda de autor tiene que ir un pasito por delante, lo masivo puede ser maravilloso, pero sin artesanía todo sería más de lo mismo", afirma Duyos. Pajares, el favorito entre celebridades como Georgina Rodríguez o la tiktoker Lola Lolita, es otro gran defensor de estas disciplinas; de hecho, convirtió su colección anual en un homenaje a la artesanía.

"Las marcas 'premium' debemos diferenciarnos del resto no solo por exclusividad, sino por valores añadidos", opina el diseñador, que comenzaba su desfile anual de la semana de la moda de Madrid con un vídeo de su equipo de costureras del taller. Bordados, cerámica y artesanía en cuero dan forma a las prendas de sus colecciones.

"Aportamos un granito de arena para trabajar con estas técnicas de ajuares de casa o productos de otra generación, renovándolas y dándoles un enfoque proyectual diferente", indica el diseñador.

Además de trabajar con base en la moda lenta, es decir, con procesos de fabricación fuera de grandes cadenas y, por lo tanto, sin generar gran impacto en el medioambiente, para el diseñador es imprescindible resaltar el enfoque cultural de la artesanía.

"Mi bordadora no tiene un legado posterior a ella, y es una pena, porque la técnica se pierde", advierte Pajares. Una técnica que, además, "está bien pagada y tiene buen eje de trabajo", explica el diseñador, quien considera este compromiso con la artesanía una forma de "animar a nuevas generaciones a hacer productos diferentes y que gusten, con técnicas que ya usaban sus abuelas".

María Lafuente, veterana de la moda nacional y que enarbola varios reconocimientos a su labor como diseñadora sostenible, considera que esta forma de trabajar "está basada en nuevas técnicas, pero también en las más antiguas". Pionera en el diseño sostenible, Lafuente es el cerebro detrás de reciclar neumáticos para crear tejidos y también la primera en rescatar colectivos artesanos como las hilanderas de León para crear prendas de punto.

"Los artesanos son esenciales para añadir valor a mis colecciones, son figuras que no podemos perder de vista", asegura Lafuente. En su última colección, bordó sobre algunas de las prendas flores de lana realizadas a mano y tintadas con cochinilla canaria, lo que convierte a cada pieza en única y especial, "que no exista otra igual, algo que es fuente de un valor intangible", añade.

"No utilizamos todos los recursos que tenemos porque muchas veces los consideramos desechos, pero hay materias primas que, tras estos procesos manuales, pueden convertirse en prendas maravillosas", asegura la creadora, que también suele trabajar con bordadoras de Zamora.