¡Únete!

Beatriz Talegón

Abogada.

Preguntas que no nos hacemos sobre Alsasua

Este fin de semana lo he estrenado yendo a un lugar marcado en el mapa: un pueblo donde la gente que allí vive ha sido marcada durante los últimos años. Una localidad señalada y puesta bajo un foco plagado de intereses partidistas, víctima de una maquinaria perversa que se ha cobrado la libertad de algunos de sus jóvenes.

Los partidos políticos: necesarios pero no imprescindibles

Todos recordamos ese momento de Amanece que no es poco, el del Alcalde necesario.

Cada vez más nos va quedando claro de que los políticos se han convertido en una élite, en una casta como diría Iglesias (de la que él forma ya parte también), que están "a sus cosas". Que nos ponen como excusa, como si realmente estuvieran preocupados y ocupados en aquello que nos afecta, cuando en realidad, somos sin más una coartada para sus discursos, para todo este teatro que se empeñan en hacer mientras lo que realmente más les importa es mantener sus espacios de "poder", ganar sus batallas -generalmente personales- y mientras tanto dejar que todo pase.

No hay más que ver a aquellas caras que llegaron, nuevas, hablando de regeneración, de la necesidad de rotar en los sillones del poder. Ahí los tenemos, bien agarrados a sus sillones de secretarios generales, de diputados. No se mueven y no hay manera de moverles. Quienes lo han intentado de alguna manera al final han terminado creando sus propios partidos para así tener su propio sillón.

En fin, que además ya estamos viendo que mantener conflicto es lo suyo. En lo que sea. Intentar diferenciarse de los demás aunque nunca quede del todo claro cuál es su propuesta sobre el tema que sea. Vaguedades, datos incorrectos o directamente falsos, y desde luego poca seriedad y absoluta falta de compromiso.

Su palabra no suele cumplirse jamás. Lo que dicen un día cambia al siguiente y no sienten rubor. Venden a quien sea en cualquiera de sus mítines. Todo postureo. Nunca dicen la verdad a las claras y se parapetan en sus consignas de partido. Los partidos, que al final se han materializado en unas estructuras que, en lugar de garantizar la democracia viva, están suponiendo un obstáculo que limita las libertades de sus miembros y garantiza el compadreo entre las cúpulas.

Está claro que no les interesa sentarse a dialogar. O al menos ponen de excusa las elecciones, porque lo que les interesa de nuevo es gestionar los conflictos en base a su interés, que son los sillones, no la resolución real de los problemas (que, dicho sea de paso, ellos han contribuido enormemente a generar).

Con el tema catalán, más de lo mismo. No hay manera de que haya diálogo, compromisos ni propuestas. Al menos de momento no, y hasta que no pasen las elecciones alguno considera que es normal dar portazos continuamente, girar la espalda y seguir permitiendo que haya personas sufriendo una represión sin sentido en una "democracia consolidada".

Pedro Sánchez se toma la molestia de hacer campañas mundiales para intentar convencer a la gente de que las noticias que puedan llegarles son "propaganda independentista", pero a la hora de la verdad, están promoviendo medidas que recortan las libertades y los derechos de todos con la excusa del "demonio independentista". Noticias falsas por todas partes, miedo entre quienes tienen que contar la verdad, voces compradas y silencios bien pagados. Así no hay manera de salir de este agujero.

Mientras, la Falange se reúne en el Ateneo de Madrid. Cantan el Cara Al Sol con el brazo extendido. Y aquí no pasa nada. Y en Cataluña les forran a hostias y detienen a chavales que están denunciando auténticas aberraciones cometidas, presuntamente, por las fuerzas policiales. Chavales que salen a protestar, como hicieron nuestros padres y como se ha hecho durante toda la vida cuando ha sido necesario propiciar cambios para una sociedad que se estanca.

Nos estamos dejando la voz gritándole a los políticos que hablen, que se pongan de acuedo y que pongan un poco de sentido común sobre la mesa. No nos hacen ni caso porque eso no va con ellos. Viven del conflicto perenne.

Y yo me pregunto: ¿por qué no comenzamos a organizarnos, a través de plataformas, asociaciones, grupos de activistas para dialogar entre nosotros? Me refiero a que necesitamos que el pueblo escuche al pueblo. Que el pueblo se dé las respuestas que ni los políticos buscan, ni nos cuentan, ni los medios de comunicación se atreverían a comunicar aunque se estuvieran produciendo.

¿No va siendo hora de una vez por todas de que el pueblo tome la iniciativa y hable de frente? Seguro que estaríamos sorprendidos al hablar entre personas de distintos territorios, con respeto y tranquilidad, sobre la república, la corrupción, la sanidad, los derechos civiles, las libertades y por qué no, conocer de primera mano las razones de los independentistas para querer marcharse. Seguro, al cien por ciento, que muchos quedarían sorprendidos al descubrir las mentiras que consumen cada día desde unos medios de comunicación que nos quieren enfrentados, divididos, adormecidos y sin capacidad de iniciativa.

¿No sería bueno al menos intentarlo?

Prensa española: manipuladora

Toda la prensa española no es manipuladora, es evidente. Pero lo es la inmensa mayoría, y llegado al punto, resulta que lo extraño es que alguno no lo haga. Por eso la rotunda afirmación se entiende cuando veas el canal que veas, leas el periódico que leas (salvo honrosas excepciones), escuches la radio que escuches, no estarás consumiendo prácticamente nada de información veraz.

Democracia por construir y zapatos de cristal

Es lógico que un ciudadano normal y corriente no tenga un ejemplar de la Constitución en la mesilla de noche. Es bastante comprensible que con casi toda seguridad no la haya leído en su vida. Quizás sí algún artículo concreto, alguna cosa puntual, pero no tiene por qué haber recibido clases de Derecho Constitucional. Y por eso, probablemente no sepa de qué manera está estructurado el ordenamiento jurídico español.

Más control

Ahora que nuestro deporte nacional es la introducción de papeletas en las urnas, eso que venimos haciendo más frecuentemente que irnos de vacaciones, me pregunto si no sería el momento de garantizar un sistema electoral transparente. Pero transparente de verdad.

Estamos solos

Resulta que ahora Sanchez podría pedirle al rey que no le proponga para ser investido. ¿Por qué? Porque no quiere ser presidente del Gobierno con los votos (o abstenciones) de Podemos y de ERC. O sea: teniendo los apoyos suficientes para poner en marcha un gobierno va a frenarlo y obstaculizarlo para provocar así unas elecciones donde se supone que obtendría una mayoría suficiente para no necesitar los apoyos de aquellos.

Hagan política

La labor de un político no es sencilla: uno tiene vocación, se supone, de ser un trabajador al servicio del bien común, de mejorar la sociedad en la que vive, de aportar ideas, liderar equipos, plantear proyectos. O al menos eso es lo que debería ser. Son muchas las condiciones que han de darse para que una persona pueda llegar a desempeñar un papel en política: sería aconsejable tener nociones de Derecho, conocer cómo funciona la Administración Pública, saber dónde están las líneas que no se han de traspasar (en términos legales y también en los de la ética). Tener facilidad de comunicación para trasladar el mensaje sobre las necesidades y las respuestas que se proponen. Una cierta visión estratégica y capacidad de aguante.

Con la salud no se juega: ¿hemos aprendido algo desde el terrible caso del aceite de colza?

La listeriosis está dejando en evidencia una serie de irregularidades, de faltas de cuidado que son ciertamente preocupantes. Hablo de la actitud política, por supuesto, pero sobre todo de quienes, como eslabones de la cadena de vigilancia y cuidado, han podido desatender sus obligaciones poniendo en peligro la salud pública. A la vista está que a medida que vamos conociendo datos el asunto es realmente alarmante. Y lo peor: quienes le quitan peso, quienes relativizan y dicen que esto no es para tanto, que todos los años hay casos de listeriosis y que no se montan estos escándalos. No todo vale en política, y ante una alarma tan grave como la que estamos viviendo, querer tratar de reconducirlo todo a guerras políticas es un asunto muy serio. Es inaceptable.

¿España avanza?

En fechas próximas conoceremos la propuesta que desde el PSOE quieren plantear para formar gobierno. Tienen hasta el 23 de septiembre para conseguir los apoyos necesarios, porque de lo contrario, habrá que convocar elecciones para el 10 de noviembre.

El perverso enfoque sobre la protección de las mujeres

Ayer, durante el programa Todo Es Mentira, intervino uno de mis compañeros, Alfonso Merlos, apuntando a que los hombres “deben proteger” a las mujeres. Mi reacción fue inmediata: “¿Proteger?, no queremos que nos protejan”, le espeté. No dudo que la intención de Alfonso va llena de las mejores intenciones. Pero no por ello deja de ser, precisamente, paternalista. Pensar que la mujer necesita protección, es seguir considerando que somos débiles, y de alguna manera, se podría llegar a pensar -incluso inconscientemente- que nos asesinan, nos pegan, nos violan, porque no somos lo suficientemente fuertes para poderlo evitar. El sexo débil, ya sabe.

Analizando datos

Va quedando menos para deshojar la “margarita electoral”. En un par de semanas podremos ver cómo se produce (o no) la investidura de gobierno.

Ya está bien

Hoy hemos conocido que tres magistrados (dos hombres y una mujer) dieron un golpe en la mesa hace unos días. Concretamente plantaban cara a sus compañeros por haberse quedado mirando el dedo en lugar de la luna, como podría decirse. En sus votos particulares le sueltan a sus colegas que han querido inadmitir el recurso que Jordi Sanchez presentó ante la decisión por la cual se le castigaba a 30 días sin patio ni actividades recreativas en el centro penitenciario donde se encuentra preventivamente preso.

Lo menos malo

Estos resultados electorales hay que analizarlos despacio. Muy despacio. Son tan enrevesados que en muchas ocasiones parecen lo que no son, y son lo que no parecen.

Patio de colegio

Ayer tuve el honor de poder estar en el Congreso de los Diputados, observando en primera persona cómo se producía el inicio de esta XIII legislatura.

Está en nuestras manos

Estas elecciones son diferentes a todas las demás. Decir esto es de perogrullo, y casi sería posible intentar encajar esta afirmación en todos los comicios. Al menos, últimamente las elecciones generales han venido siendo una montaña rusa: desde aquellas en las que el 11M hizo cambiar el rumbo de manera estrepitosa y que dieron la victoria al por entonces “bambi” de Zapatero, pasando por las que tuvo que adelantar el Psoe convocándonos a todos aquel 20N, para después ver cómo la derecha se instalaba cómodamente y se ponía a recortar sin piedad con la excusa de lo que llamaron “crisis” y en realidad era el desmantelamiento encubierto del Estado de Bienestar.

Ortega Lara: vive y deja morir

Jose Antonio Ortega Lara, candidato de la formación de ultraderecha Vox, dijo en Burgos el pasado domingo que era contrario a la eutanasia porque a ver quién nos va a asegurar que si se abre esa puerta, “no eutanasien a los mayores por no ser productivos”.

La Ley de Amnistía: el clavo ardiendo de los franquistas

Decía Jaime Sartorius en un artículo publicado en 2010 en El País que “al llegar la democracia, y tras las elecciones del 15 de junio de 1977, la necesidad de promulgar una amnistía se convirtió en insoslayable. Sin su aprobación, la credibilidad de la naciente democracia se resentía, por lo que los partidos políticos decidieron crear al efecto una Comisión Parlamentaria a la que se encargó la redacción de un Proyecto de Ley por la que quedaran amnistiadas todas las personas que habían sufrido cualquier tipo de represión por oponerse al levantamiento armado contra la República y a la dictadura en defensa de las libertades públicas”.

Mujeres libres

Del 29 al 31 de marzo Verona acogerá el congreso mundial de Familias. Así dicho una quizás no llegue a imaginarse (o sí) que para los que van a congregarse el concepto de familia es el conservador. El llamado “pro-Vida”. Porque hace tiempo que Verona se ha convertido en referente para quienes persigan el aborto, entre otras cosas.

¿Te acuerdas de Grecia?

En este país nos hacemos “expertos” de lo que toque en cada momento. Hace poco ha sido Venezuela, por cierto ¿qué está pasando ahora en Venezuela? porque después de que intentasen darle un golpe de estado a Maduro y no lo hayan conseguido, ha vuelto el apagón informativo. No está mal, porque al menos, así, no consumimos solamente una parte de las cosas que nos quieren meter en vena. Es evidente que la noticia es noticia si le interesa a quien nos la quiere colar. Porque cuando no cuela, ya no se habla del tema. Curioso, ¿no?

Las consecuencias perversas del #Metoo

En España se conoció como “Yo también”, en inglés es el #Metoo, una campaña viral a través de la cual en redes sociales, cientos de miles de mujeres denunciaron (denunciamos) las múltiples situaciones de acoso, discriminación y agresión que sufrimos por el hecho de ser mujeres.

Consumidores consumidos

Se conoce como “Viernes negro” (en inglés “Black Friday”) al día que se abre la veda para las compras de Navidad. El pistoletazo de salida para invitarle a gastar, gastar y gastar. En unas fiestas donde se celebra el gasto por encima de cualquier otra cosa.

La cuestión no es la dimisión sino el nombramiento

Maxim Huerta ha sido el ministro más breve en la democracia española. Ni una semana ha durado. Hemos pasado, como un péndulo, de un extremo al otro: de un gobierno cubierto de corrupción hasta el cogote que no soltaba sus escaños ni con agua caliente a un ministro que no ha terminado de aprender cómo se llega a su despacho y ya está saliendo de él.

Suscribirse a este RSS