HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿De la pérdida del crucero Moskva al hundimiento de Rusia en Ucrania?


  • Escrito por Cyrille Bret
  • Publicado en Global
(Tiempo de lectura: 4 - 8 minutos)
¿El hundimiento del buque insignia de la Flota del Mar Negro arrastrará a toda Rusia al fondo? 1976_niko/Shutterstock ¿El hundimiento del buque insignia de la Flota del Mar Negro arrastrará a toda Rusia al fondo? 1976_niko/Shutterstock

Es tentador ver la pérdida del crucero ruso Moskva como símbolo de un hundimiento más amplio: el de la invasión rusa de Ucrania.

En primer lugar, este acontecimiento tiene una importancia operativa, sobre todo porque la Flota rusa del Mar Negro no puede ser reforzada por la Flota del Norte a través de los estrechos de los Dardanelos y del Bósforo, que Turquía ha cerrado desde el comienzo de la "operación militar especial" lanzada por el Kremlin. Pero, sobre todo, tiene un significado político: la pérdida del principal barco ruso cerca de la costa ucraniana parece ilustrar la progresiva inversión del equilibrio de poder militar, mediático y estratégico entre Ucrania y Rusia.

En el plano militar, un equilibrio de poder entre los débiles y los fuertes Ya sea resultado de un ataque ucraniano (como afirma Kiev) o de un incendio accidental (como afirma Moscú), la desaparición del crucero Moskva, buque insignia de la Flota del Mar Negro, pone de manifiesto varios aspectos esenciales del actual enfrentamiento militar.

Admitido al servicio activo en 1983, el buque de más de 12.000 toneladas, originalmente llamado Slava (Gloria), fue un legado de la URSS, diseñado en la década de 1970 por ingenieros soviéticos para luchar en la segunda Guerra Fría, la época de Brezhnev, en un momento en que las fuerzas armadas soviéticas estaban desplegadas en todos los continentes. Retirado del servicio durante una década, de 1990 a 2000, contribuyó a la renovación de los ejércitos rusos, consagrada por el gran plan de modernización lanzado en 2009 por Vladimir Putin.

Su hundimiento es el símbolo de los límites de esta modernización de las fuerzas armadas llevada a cabo desde hace más de una década en todas las dimensiones (aérea, terrestre, marítima, cibernética) para afirmar el poder de Rusia lejos (en Siria desde 2015) pero también cerca de sus fronteras (Cáucaso, Báltico, Mar Negro, Atlántico Norte). En otras palabras, la combinación de la herencia militar soviética y la modernización de las fuerzas de Putin no es suficiente para lograr una victoria militar decisiva, clara e indiscutible.

Desde el comienzo de la invasión en febrero, a pesar de las grandes pérdidas civiles y militares sufridas por Ucrania, a pesar de la destrucción de varias ciudades y numerosas infraestructuras, y a pesar de la supuesta superioridad de las fuerzas armadas rusas, Moscú no ha logrado sus objetivos declarados: cambiar el gobierno ucraniano e imponer un estatus de estricta neutralidad en el país.

Para Ucrania, que afirma haber hundido el barco como demostración de fuerza, este episodio es un símbolo de esperanza en el plano militar: criticado durante mucho tiempo, reformado muy recientemente y que hasta hace poco sólo recibía un apoyo limitado de Occidente, el ejército ucraniano se venga así de la supuesta invencibilidad del ejército ruso y de un barco que paralizó su acción en el mar. A costa de muchas pérdidas, ha derrotado de hecho a una invasión desplegada en al menos cuatro ejes, apoyada por una fuerza aérea de primer orden y experimentada en operaciones exteriores.

Además, la desaparición del Moskva tuvo un efecto directo en la dimensión marítima de la invasión rusa. Si Mariupol en el este y Odessa en el oeste son objetivos estratégicos para Rusia, es porque la conquista de estas ciudades constituiría para Moscú la culminación estratégica de la anexión de Crimea. De hecho, le permitiría volver a convertir el Mar Negro en el "lago ruso" que fue durante la época soviética y privar a Ucrania de un frente marítimo. Pero tal conquista depende en gran medida de la capacidad de los barcos rusos para apoyar el asalto en tierra desde el mar...

Del hundimiento de un crucero de 40 años a la victoria sobre Rusia hay un gran salto, pero este episodio subraya lo evidente: en términos militares, Ucrania está consiguiendo establecer una relación del débil con el fuerte que priva a Rusia de la victoria que lleva buscando desde hace casi dos meses.

En el espacio mediático, un conflicto de generaciones

El destino del Moskva se convirtió rápidamente en la apuesta de un conflicto alejado del Mar Negro y de las operaciones navales. Durante varias horas, ha encarnado el choque de narrativas.

Por un lado, Rusia resta importancia al suceso para intentar mitigar la impresión de su aislamiento internacional, minimizar el número de sus soldados muertos en Ucrania y negar las acusaciones de crímenes de guerra.

La comunicación bélica de Moscú está perfeccionada por la experiencia: ya había dado su medida desde el inicio de la operación rusa en Siria. También se apoya en el control de las omnipresentes "fábricas de trolls" en las redes sociales, y se retransmite por los medios de comunicación tradicionales cada vez más controlados por el gobierno en nombre de la sagrada unión, el esfuerzo bélico y la lealtad a la patria.

Sin embargo, en el caso de la pérdida del Moskva, la comunicación oficial rusa se caracteriza por su arcaísmo: extrayendo su matriz de la propaganda oficial de la URSS, e impregnada del culto televisivo a la personalidad del presidente ruso, repite temas tan clásicos que parecen manidos y tienen dificultades para movilizarse. Totalmente estructurado por la "vertical del poder" que, como en la época soviética, hace aparecer al líder como único en la cima del poder y del control, martillea una y otra vez que Rusia es objeto de un complot mediático occidental que distorsiona a propósito la realidad, como en el "simple" incendio accidental del Moskva. En resumen, una comunicación del siglo XX dotada de tecnología del siglo XXI... como el Moskva, modernizado con equipos de los años 2000.

La estrategia mediática de Ucrania, en cambio, rompe con el siglo XX. Esta observación se aplica en general a la comunicación del Presidente Zelensky y, en particular, al episodio de la pérdida del Moskva, un barco que ya había sido objeto de burla por parte de Ucrania al principio de la guerra, cuando los marineros ucranianos de la Isla de las Serpientes, amenazados por este enorme crucero y a los que se les pidió que se rindieran, habían respondido en términos poco amistosos.

Dirigiéndose directamente a la opinión pública y a los líderes políticos de todo el mundo, a menudo en su propio idioma, destacando a los individuos, tanto a los resistentes como a las víctimas de la invasión rusa, y señalando todas las grietas del aparato militar ruso, el presidente ucraniano y las agencias de comunicación pública ucranianas han dominado la gramática de los medios de comunicación contemporáneos.

Renunciando a la monopolización de la narrativa, dando a la comunicación oficial las apariencias de un reality show casi espontáneo, la comunicación ucraniana actual está obviamente influenciada por la carrera anterior de Zelensky, pero también por la experiencia adquirida desde la crisis de 2014. Los organismos públicos y privados están llevando a cabo contraataques virales contra la propaganda rusa a través de las redes sociales. En resumen, tanto en la esfera mediática como en las ciudades ucranianas, el gobierno ucraniano está librando una guerra partidista que favorece el movimiento, la evasión y el equipamiento ligero, como los misiles antibuque y antitanque... y los vídeos autodifundidos del presidente ucraniano.

En el conflicto entre Ucrania y Rusia por la conducción de la narrativa, la asimetría de medios y la heterogeneidad de estrategias son sorprendentes en el caso de Moskva. Por un lado, una propaganda estatal rebuscada, basada en la negación sistemática. Por otro, una nueva generación de comunicadores, reactivos y ágiles.

Victoria improbable, negociaciones imposibles

La pérdida del crucero Moskva también pone de manifiesto el estado del equilibrio de poder político y diplomático entre una Rusia que lucha por ganar y una Ucrania debilitada desde hace tiempo. El barco había permitido a la Flota del Mar Negro de Rusia demostrar su superioridad militar. Gracias a su potencia de fuego, Rusia había establecido un bloqueo de la costa ucraniana, obstaculizando tanto la vida económica de las regiones del sur del país como la afirmación de la soberanía ucraniana en sus propias aguas territoriales.

En la actualidad, la pérdida de este barco no supone un "cambio de juego": no es una derrota para Rusia ni una victoria para Ucrania. Tampoco precipita las conversaciones de alto el fuego, ni mucho menos prepara las negociaciones de paz. Como muchos episodios de la guerra, este acontecimiento no sugiere una salida. Esta es la tragedia de la guerra: los éxitos simbólicos son posibles, pero las victorias definitivas parecen estar excluidas. Como resultado, las hostilidades parecen prolongarse, a costa de muchas vidas humanas, especialmente entre los civiles ucranianos.

Traducción del artículo original publicado por Cyrille Bret.

 

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider